Durante toda mi vida profesional, como empresario y fundador de más de una empresa familiar, he creído que debería desarrollar negocios que tuvieran la suficiente rentabilidad como para perdurar en el tiempo, y a la vez, poder a albergar a la mayor cantidad de familiares posibles dentro de su estructura. Es decir, a la futuras generaciones que se incorporan en la empresa.

Después de algunos años puedo decir que he estado equivocado en mi postura. Hoy logro entender que uno no puede condicionar su vida profesional a una organización, que quizás no cumpla con sus expectativas o que no crezca a la velocidad que uno desea que esta lo haga. Y peor aún, si la empresa familiar va a ser una imposición para las siguientes generaciones, disfrazada de legado de padres empresarios a sus hijos.

A diferencia de este concepto, los inversores de hoy, sean ángeles o fondos se inversión (VC), invierten tomando participación accionaria (o equity), siempre con la idea que en algún momento van a venderla. Es así, nadie invierte en empresas pensando en la perpetuidad o buscando una salida laboral para sus descendientes. Después de todo, se trata de activos y hay que valorarlos como tales.

El que se aferre a su empresa como si fuese un hijo, está equivocado. La mejor salida posible es la posibilidad de vender el negocio con la mejor valuación posible. Para ello suelen darse dos casos, 1- que la venta sea por necesidad (financiera o de otro orden), 2- que la venta sea una oportunidad, para lo cual, generalmente quien compra está haciendo una compra estratégica.

Quien invierte apunta a maximizar su capital, independientemente de la rentabilidad del negocio. Es impensado, pero muchas empresas tecnológicos globales pierden plata desde sus inicios, ya son unicornios, y aún así, el valor como compañía sigue aumentando en forma sostenida. La salida del inversor, o exit, es la posibilidad de vender su participación en un negocio en determinado momento. El beneficio esperado, simplemente son los multiplicadores del capital (x) o veces en que aumentó su inversión.

Cuando decida invertir en una StartUp piense siempre quien podría estar interesada en comprarla en un futuro no muy lejano.